sábado, 10 de enero de 2009

Ya hace 2 años

Ya hace 2 años, Dios mío cómo pasa el tiempo!!!
Hace 2 años, justo a estas horas estaba dormida en una cama de hospital, cogida a la mano de mi marido que estaba tumbado en uno de esos sillones que la Seguridad social te da, tapado el pobrecito con una manta delgada, cogido a mi mano desde las 3 de la mañana. Sí a esa hora me llevaron a la habitación, sedada, aturdida, dolorida, indefensa. Un trapito que alzaron en volandas para tumbarme en mi nueva cama. Allí en la soledad del hospital, en el silencio interrumpido por los carraspeos de los vecinos mi marido me dijo la peor frase que he podido oir en mi vida, aquella que tan sólo los medicamentos pudieron hacer que pudiera dormirme rápidamente, allí en la oscuridad, cogido de mi mano me dijo: "La nena está en observación, ahora descansa, está con los médicos, si no se puede hacer nada no se puede hacer nada..." Y así me dormí, así me dormí. La noche más fea de mi vida. Pero no fui la única que estuvo mal ese día, yo al menos iba drogada y estaba agotada, fue él, Berto, mi amado Berto el que peor lo pasó, el que vivió todas estas circunstancias solo, sin nadie cerca, sin llamar a nadie, sin derramar una lágrima ante nadie, sabiéndolo todo, sabiendo que la nena estaba mal, que yo no había dejado de gritar durante la intervención, que sus pobre oidos habían escuchado mis gritos de dolor al hacerme la cesárea sin anestesia, sólo él vivió ese momento solo, solo, solo en un lugar desconocido.
Luego también mi hija, que salió de su cueva donde estaba protegida durante 9 meses, salió después de 22 horas de intentar salir de forma natural, estaba sola allí en su incubadora, tan pequeña, tan vulnerable, sin entender nada de lo que pasaba, haciéndole pruebas y más pruebas, haciéndole vías en los 2 bracitos y un cateter en el ombligo... Solos los tres, solos...


PEROOOOO...


Después de las lágrimas, de que me ayudaran a tomar la infusión matutina, de que mi hermana viniera y volviera a llorar, de no saber que pasaba, de que todo el mundo viniera y supieran la fatal noticia, después de la ducha con toalla escuché la frase más hermosa de mi vida: "Traemos a la niña" yo pensé que era la de mi vecina pero no, era Victoria mi amada Victoria que la traían en la incubadora, pequeña, pequeña, pequeña... Eran las 12 del mediodía :"Traemos a la niña... no, no, no... Traemos a Victoria para que su madre la vea... ¿Puedo cogerla? Sí... Pero si es igual que yo" Y ya nació la sonrisa en mí y mi hija me volvió a sentir cerca. Fueron 5 minutos, 5 cortos minutos, pero me dieron fuerzas para levantarme de la cama con mis 15 grapas en el vientre, sentarme, comer e irme "corriendo" agarrada al aparato de los sueros, que por cierto el mío tenía ruedas, me fuí corriendo a la zona de Neonatos, a la incubadora donde estaba mi Vida, a darle el pecho, abrazarla, darle calor y tranquilidad, amor, mucho amor...
Es la primera vez que escribo sobre esa noche fea, la cual me tuvo 12 horas separada de mi hija... Victoria, como bien dice su nombre, se recuperó tan rápido como yo misma, Victoria, Victoria, Victoria, ¿qué mejor nombre podría haberte dado?
A las 12 del mediodía de hoy celebraré el mejor momento de mi vida, el momento en el que fui madre, pero quiero que conste algo en todo este escrito: "Volvería a pasar mil veces por el dolor, la soledad, la incertidumbre y mal momento por vivir una sóla vez de nuevo esos primeros cinco minutos junto a ella..."
¡¡¡Feliz Cumpleaños Victoria!!!
mi pequeño regalo en este día. Ya te lo leí el día de tu bautizo, pero ahora lo quiero compartir con el mundo entero...

A mi pequeña gran Victoria
Cojo tu cabeza en mis manos
juego contigo
me sonríes, te sonrío
eres mi todo, eres mi gran alivio.
¡Quisiera enseñarte tanto!
enseñarte cada uno de los tramos,
pero guíame tú en tu camino
déjame que te muestre algo del mío:
La vida es un como un gran baile
Camina despacio,
los acordes son dulces
Mira tu entorno,
respira de él
confía en él,
no le tengas miedo,
déjale que te llene de sus pasiones
Mi pequeña gran Victoria.
Mi dulce y amada Victoria
Mi boca se llena con tu nombre
es manjar para mis labios
¡¡¡Es tan precioso pronunciarlo!!!
Mi niña, mi amada
Mi vida, mis días, mis horas
Eres tú la única
Eres tú mi centro
Eres tú mi pequeña gran Victoria
Naciste un 10 de enero,
naciste despacio.
Victoria, Victoria, Victoria
¡¡¡Nos tienes a todos enamorados!!!
Tus días de lucha han iniciado
y tienes la Victoria en tus pequeñas manos.
Y como las hadas buenas de los cuentos
Te queremos hacer un regalo,
que te acompañe siempre, que siempre esté a tu lado:
"Sé libre hasta el último de tus días,
Sé libre en cada uno de tus actos.
Que la cultura y la inteligencia se arrodillen a tu paso.
Que tu mirar sea limpio.
Que no juzgues de antemano.
Que tu corazón no se deje llevar por lo profano.
Y que el sucio dinero no manche tus manos.
Que seas justa con el prójimo
Sé libre, inteligente e independiente
Gran amante de lo amado.
Desea, goza, corre, vuela, sé tu misma
Sé feliz, sólo tú tienes tu vida en tus manos."
Sé libre Victoria
Libre en cada uno de tus pasos.

10 comentarios:

Xinax dijo...

Muchas felicidades a la princesa y a sus padres. Me ha emocionado mucho, mucho, mucho lo que has escrito, Juana. Muchísimo, no tengo palabras para decir lo hermoso que me ha parecido. Sólo me queda desearos a vosotros y a Victoria salud y suerte. Y millones de momentos juntos!. Es la auténtica felicidad, sentir que en el mínimo espacio de tus brazos cabe toda la alegría del mundo. Besos con babas.

Pepi dijo...

Esta es mi princesita, mi estimada.
te quiero bichito

Misae dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Me ha emocionado mucho tu relato. Mi hija tambien tambien nació un 10 de enero hace 7 años (y por cesárea!)y es lo mejor que tengo, leyendo tus palabras me he sentido totalmente identificada con ellas es lo que deseo para mi hija ALBA y siempre se lo digo desde muy chiquita.No lo dudes lo lograran seran dueñas de su vida y sabran vivirla...
Un abrazo y beso para tu pequeña Victoria, disfruta de ella todo lo que puedas.
Dolors.

Juana dijo...

Guau... Hacia mucho que no entraba en este blog y veo que me seguís... estoy totalmente emocionada. Gracias por leerme de verdad chicas... Gracias

Nevenka dijo...

me acabo de emocionar muchisimo Juana, vaya cumulo de sentimientos mas bonitos has compartido :) :******
gracias

Juana dijo...

muchas gracias Nevenka, gracias por venir a verme

Juana dijo...

POr cierto, ya ha cumplido 3... besos

Casa Favila dijo...

Hola acabo de suscribirme a tu blog he llegado a el por el de los jabones , (por cierto son preciosos) empece a leer y no pude seguir pues mi ojos parecian dos cataratas , toda la entrada desde el principio hasta el fin es realmente preciosa , gracias por compartir una parte de ti con tod@s nosotr@s, muchos besucos .

Juana dijo...

Gracias Casa Favila por tus palabras, espero que te sientas como en casa por este blog y por el otro de los jabones, el cual tengo medio abandonado, también... Pronto los actualizaré a los dos.
Un abrazo muy grande y gracias por venir.
Juana